Wonderful Creams shop. El sueño truncado.

Al final, se fue todo al garete…

Hace unas semanas me adelanté a dar la noticia de la posible apertura de nuestra tienda de cosméticos coreanos, aunque valía la pena que me hubiese callado viendo como han ido las cosas, lo veo como una oportunidad para explicar cómo funciona la importación y venta de cosméticos a terceros.

Independientemente de los trámites con proveedores y aduanas, que en todo esto son poco más que un mal menor, a la hora de importar cosméticos necesitamos una autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Esta autorización se exige a las personas o empresas que fabriquen o realicen alguna de las fases dentro del proceso de fabricación, así como también a los importadores de cosméticos de países no comunitarios, como es el caso de Corea del Sur.

Para obtener esta autorización necesitamos un técnico responsable, con titulación universitaria en biología, bioquímica, química o farmacia, que será el encargado de supervisar el proceso de importación y garantizar que los productos cumplen con los requisitos exigidos en la normativa vigente.

Además, necesitaremos unas instalaciones acondicionadas con zonas diferenciadas y definidas para los diferentes productos.

También deberemos contar con un laboratorio de control, propio o contratado, para realizar los análisis pertinentes a cada lote importado.

¿Fácil? Lo parece… El requisito más fácil de cumplir era el del técnico. Puede que el de otros no, pero en mi caso lo es. Las dudas me surgieron con el almacenaje y el laboratorio, por lo que decidí pedir más información a la AEMPS y muy amablemente me comentaron que, en nuestro caso, no tenía por qué ser un almacén grande, lo que sí que tenía que estar es debidamente zonificado, por lo que si el volumen de productos no era muy grande, podíamos, en un principio, utilizar estanterías convenientemente etiquetadas.

Así me quedó resuelta la duda respecto al requisito del almacén, y respecto al laboratorio, me aconsejaron contratar los servicios de análisis a laboratorios externos. Así que, ni corta ni perezosa me puse a pedir presupuestos a los laboratorios con autorización para realizar estas analíticas a terceros. El más barato eran 60€ por producto. ¿Hacemos cálculos?

Tan sólo importando 20 productos diferentes, el coste de los análisis ya es el mismo que el coste de las mercancías. Por tanto, ¿cuántas unidades de cada producto deberíamos traer para que el coste de ese análisis no repercutiese (mínimamente) en el precio? ¿300? Estaría bien si tuviésemos asegurada la venta de, al menos, la mitad. Pero estamos hablando que serían 300 unidades de un mismo producto como, digamos, la Precious Mineral de Etude. De un color, claro, porque de otro sería otro producto diferente, con otro análisis… Habría un poco de luz al final del camino si ese análisis fuese único, o sea, se hace la inversión y se pueden importar productos durante 5 años, pero resulta que estos análisis deben realizarse cada vez que se importen los productos. Y es cuando te das cuenta de que esto está montado para las grandes distribuidoras y que si quieres hacerlo por tu cuenta tienes que arriesgar muchísimo, y seamos sinceros, una tienda con sólo 20 productos es una tienda muy cutre… La lista de pedido inicial que teníamos hecha era de 200 productos diferentes, de varias marcas. Si tenéis valor calculáis el coste de las analíticas :_D.

Así que, como hasta ahora, el tema cosméticos se quedará en el blog ^^.