Etude House BeBe Foot Mask

Si tenéis durezas y callos en los pies debido a los tacones, o a que como yo, porque apoyáis mal, estáis hartos de rascar y usar cuchillas y de usar millones de cremas para que en verano, al menos, tener unos pies decentes, entonces no debéis dejar pasar la oportunidad de probar una máscara de pies exfoliante, como la BeBe Foot Mask de Etude House.

Como tantas otras cosas, la primera vez que compré la BeBe Foot Mask fue en ataque de histerismo consumista durante uno de esos días en los que en Etude House ponían la tienda entera al 30% de descuento. Un packaging mono y para los pies, ¡lo compro! ¿para qué es? No lo sé pero… ¡lo compro! xD

Se trata de un exfoliante para los pies bastante agresivo y, por lo tanto, efectivo. El modo de empleo es muy simple y lo mejor de todo es que, aunque lo parezca, no es para nada pringoso.
El paquetito lleva dentro dos bolsas para los pies. Estas bolsas llevan el producto exfoliante, y aplicarlo es tan fácil como meter los pies una vez limpios dentro, fijar las bolsas con unas tiritas adhesivas para que no se muevan y esperar una hora y media para limpiarnos los pies.

Sinceramente, se nota que el producto es bastante agresivo porque al poco de tener los pies en remojo, se nota una sensación de quemazón bastante fuerte, molesta y, aunque aguantable, imposible de que se te pase olvidar el tiempo que la llevas puesta. Así, a la hora y media directamente a la ducha a limpiar bien los pies xD.

Justo en ese momento no veremos ningún resultado, sino que tendremos que esperar unos días para ver como la piel muerta y las durezas se desprenden del pie, dejándonos la piel más suave y unos pies totalmente nuevos. El proceso de “muda” puede durar bastantes días, pero de la misma manera, los pies también duran más tiempo bien y las durezas tardan más en aparecer.

El precio de esta maravilla es de 5.500KRW en Etude House, unos 3,8€ al cambio.