El timo de las CC creams

Hace unos pocos días leí en SModa un artículo bastante escueto y escaso de información y referencias que vendía las CCcream como lo último en belleza y la evolución de las BBcream y, sinceramente, me sentí muy indignada.

A estas alturas, que el marketing obra milagros es algo que no sorprende, y seguramente alguna vez nos la habrán metido doblada (me incluyo), pero en temas como éste del que sé un poco me gustaría aportar un poco de cordura, y ya con ello, quien se quiera dejar engañar, pues que lo haga por gusto y no por desconocimiento.

Según he podido encontrar por la red, las CCcream se conocen como la evolución de las BBcream, y cuentan que están haciendo furor en Corea actualmente.

De hecho, CCcream es un término que se ha popularizado por el uso de medios del mundo de la moda tan influyentes como Vogue o marcas como Chanel, y no es más que la intención de querer competir en el segmento de mercado de las BB introduciendo un factor diferenciador, en este caso, un factor fantasma que no existe pero al que le dan bombo rebautizando el producto con otro nombre, CCcream. Vamos a ver como lo venden…

“… son básicamente lo mismo que las BB Creams, un bálsamo que cuida e hidrata la piel pero que al mismo tiempo que nos da un toque de color borrando (o matizando, que tampoco es que obren milagros) las imperfecciones.”

Primera falacia. Efectivamente, las BBcream hacen eso, pero lo que se da por hecho es que solamente hacen eso y están obviando que existen miles de tipos de BBcreams, cada una dirigida a un público y a unas necesidades, por lo que éstas son las características generales de básicamente todas, y específicamente son blanqueantes (la mayoría), anti edad, con complementos (vitaminas, colágeno, etc), llevan un factor de protección solar dependiendo de nuestras necesidades, etc.

“La verdadera novedad radica en que han tratado de acabar con inconvenientes. Por ello optan por una mayor hidratación y nutrición de la piel, factores de protección solar más elevados, con una textura más ligera, libre de aceites y un toque de vitamina C para dar más luminosidad.·”

Segunda falacia. Hacernos creer que las CC cream tienen esas propiedades extra. MENTIRA. Las BBcream ya nos proporcionan todo eso.

Ésto son sólo unos ejemplos de BBcream que proporcionan mayor hidratación , contienen un mayor factor de protección solar y complementos para las diferentes necesidades de los consumidores a los que van dirigidas. Pero como he dicho no son las únicas, ni ésas las únicas marcas.

“…las CC Creams todavía no han llegado a Europa salvo por la que ha sacado Chanel. Por ahora ha sido el mercado asiático el que ha ido revolucionando el mercado y las han creado. Así tendremos desde las Rachel K, iFiona, Missha o Tiannuo, entre otras tantas que próximamente se irán colando en nuestras tiendas de cosmética.

Tercera falacia y la peor. Aquí es donde se destapa el bulo de la CC que nos venden como formulada y mejorada en Corea.

Resulta que Rachel K es de Singapur, iFiona de Hong Kong y Tiannuo de China. Son marcas que, podrán ser conocidas o no, Rachel K es bastante popular, pero las otras son bastante desconocidas, aunque eso no implica que no sean de calidad. Aunque dudo mucho que sean de la misma calidad que las coreanas donde el concepto de cosmético y belleza se ha llevado a otro nivel, pero a lo que vamos… El problema es que ninguna de las tres es coreana, y Misha, la única coreana que nombran, ni vende ni piensa vender nada llamado CC cream, principalmente porque no es más que las BBcream que ya vende.

Aquí es donde se descubre la estrategia de las compañías de cosméticos asiáticas que han querido aprovecharse del boom de la cosmética coreana, aprovechando que se vende internacionalmente no sólo como coreana, sino también como asiática, han querido introducirse en el mercado con un factor de diferenciación, la evolución de las BBcream coreanas, engañando a la gente y haciéndolo pasar como el producto revelación en Corea, cuando allí nadie sabe y desconocen totalmente qué son las CCcream.

Sólo hay que buscar en Google y encontrarse con que ninguna de las fotos de las afamadas CC que venden como producto estrella y revolucionario coreano, pertenece a ninguna marca coreana. Son capaces hasta de poner en el packaging letras coreanas, y hasta japonesas me he encontrado, pero cuando vas a buscar algo sobre la marca, te encuentras con que son chinas o tailandesas, a parte de las ya mencionadas anteriormente.

Lo peor de todo esto, es que marcas de prestigio como Chanel hayan entrado al trapo con el engaño. Que hayan visto la oportunidad de hacerse un hueco en este segmento utilizando el mismo engaño que el resto y ayudándose de la publicidad de medios como Vogue. Pero lo más gracioso es que mientras Chanel te pida 60€ (me parece poco, si ya te pide 45€ por un tubito de su BB) por su supuesta CC puedes comprar la BB coreana por 20€. Y dudo que la de Chanel sea tan buena como la coreana, que ese es otro tema.

Con todo esto, he llegado a la conclusión de que todo este embrollo tiene dos explicaciones, una referente a Chanel y otra a las falsas marcas coreanas.

El resbalón de Chanel tiene que deberse al fracaso de las marcas occidentales con las BB, ya que, o pagas 45€ por la de Clinique, marca que siempre te asegura éxito a costa de tus órganos, o la de la misma Chanel, o 10€ por la de Garnier o L’Oreal, que son mierda pura, con perdón. ¿Qué ha hecho la gente decente? Pues gastarse 15€ en la BB coreana que es casi tan barata como la de Garnier pero más buena que la de Clinique o Chanel.

Respecto a las marcas asiáticas que venden sus productos como coreanos, creo que el problema se debe a la desinformación, sobretodo la que viene por parte de las gurús del maquillaje, ya que conocen muy pocas, poquísimas clases de BBcream, yo misma me sorprendo de ver que, por ejemplo, todas las bloggers españolas hablan de Baviphat y otras marcas que no recuerdo, precisamente porque en el mercado coreano son prácticamente invisibles. Por ejemplo Baviphat apenas tiene tiendas (sólo conozco la minúscula de Myeongdong en todo Seoul que tiene 11 millones de habitantes)  y no la conoce ni diox. Vive más del turismo que del consumo coreano. Lo que quiero decir es que este mundo se mueve por modas e internet tiene ese poder de magnificar las cosas, y por culpa de eso se están perdiendo la oportunidad de conocer muchas otras que son mucho mejores, y no porque lo diga una gurú.

En fin, espero haber aportado un poco de claridad en todo este asunto. ¡Gracias por leerme!